martes, febrero 24, 2009

Max Roach - "We Insist! Freedom Now Suite" (Candid, 1960)


Booker Little (trompeta), Julian Priester (trombón), Walter Benton y Coleman Hawkins (saxo tenor), James Schenck (contrabajo), Max Roach (batería), Michael Olatunji (congas), Ray Mantilla y Tomas Duvall (percusión), Abbey Lincoln (voz).

El jazz también fue un medio para protestar y levantarse en favor de los derechos civiles de los afroamericanos. De entre los muchos músicos que destacaron por su militancia y que se valieron de su música para apoyar al pueblo en aquellos difíciles años 60 (no sé si ahora son mucho mejores, la verdad) destacó Max Roach como uno de los más activos.

En el año 1958 Sonny Rollins sacaba un disco bajo el título de "Freedom Now", con el siguiente comentario en su caratula: "America encuentra raices profundas en la cultura negra: sus coloquialismos, su humor y su música. Qué irónico que sea el negro, el que más razones tiene para afirmar que la cultura americana le es propia, el que sea perseguido y reprimido, que sea el negro, que ejemplifica la humanidad en su misma existencia, el que sea recompensado con la inhumanidad". Hoy en día puede sonar suave, pero en aquellos años era revolucionario, desafiante, intolerable. Riverside retiró el disco casi de inmediato, afirmando que no se vendía. Meses después se puso a la venta de nuevo bajo otro título ("Shadow Waltz", con dos cojones) y, por supuesto, sin el texto en la contraportada.

En el año 1960 Max Roach sacó "We Insist! Freedom Now Suite", un disco fundamental por muchas razones. Desde el punto de vista más puramente musical fue una de las primeras expresiones de lo que más tarde se llamaría hard bop. Fue un experimento de Roach junto a un grupo de amigos, entre los que destaca su antiguo "jefe", el gran Coleman Hawkins, el que con la libertad que otorga la edad y el hecho de haber sido el más grande, se suelta la melena para sostener el solito parte del disco.

Y también fue uno de los primeros discos reivindicativos de la época. Empezando por su caratula, en la que aparecen tres negros sentados desafiantes en la barra de un bar para blancos, bajo la atenta mirada de un frío camarero. Era probablemente la portada más clara y provocativa que jamás hubiese aparecido en disco alguno. El disco no dejó indiferente a nadie y por supuesto dejó a su paso daños colaterales. Sin duda quien lo pagó más caro fue Abbey Lincoln, por aquel entonces esposa de Max Roach. Tras cantar en este disco habrían de pasar más de 10 años para que una discográfica volviese a contar con ella. Cosas que pasan.

Aquí te dejo el disco enterito.











Max Roach y Abbey Lincoln

1 Comments:

At 9:06 p. m., Blogger gra_bolvagia_17 said...

La verdad escuche sobre este disco hace unos días mientras miraba "JAZZ" de Ken Burns, me llamo la atención porque Abbey Lincoln menciona que ella no sabia que los gritos podrian llegar a ser algo musical. Ademas estando al tanto del contexto en el que se encontraban en esos días, me intereso aun mas. Lo escuchare. Gracias

 

Publicar un comentario

<< Home