lunes, febrero 16, 2009

Concierto de Tindersitcks (Sala Capitol - Santiago de Compostela)


Yo tengo un imán. Llego a Santiago, me dirigo a la calle de los vinos para tomar una, y en el primer bar que entro (Los Caracoles) están los Tindersticks cenando. Yo creo que me persiguen. Debe ser por la popularidad de este blog. Digo yo, vaya.

La Sala Capitol estaba a reventar como en mi vida la había visto. Llegué tarde y me perdí enterito al telonero. No me deprimo. Salen los músicos, formación al completo y se me dibuja una sonrisa. Me dispongo a disfrutar como un enano.

Los grupos que llevan años y años en ésto de la música tienen (en mi modesta opnión) dos formas de encarar este tipo de conciertos: presento el último (y casi siempre más flojo) de mis discos o me hago un homenaje y doy un concierto en el que repaso toda mi discografía. En ocasiones (...veo muertos) quiero que hagan lo primero; pero la mayoría de las veces he de confesar que prefiero un ejercicio de nostalgia. Y ésta era una de esas ocasiones. Mi gozo en un pozo, porque tocan enterito el último disco y apenas dan alguna que otra pequeña alegría a los que queríamos oir las míticas y mas hermosas canciones de Staple y compañía.

Así el concierto se me hizo soso. Lo mejor para mi fueron los bises, y sobre todo el apoteósico final con una magnífica versión de Tiny Tears. Que conste que si alguien me dice que el concierto fue genial me lo creo. Si yo los acabase de descubrir y en mi discoteca sólo tuviese el The Hungry Saw, probablemente diría lo mismo.

Esta canción, de The Hungry Saw, si consiguió que mi cuerpo pesase 5 kilos. Y sin drogas ilegales. Fué en el primer bis. The Turns We Took.

3 Comments:

At 6:13 p. m., Blogger desconvencida said...

Yo también eché de menos muchos grandes clásicos, la verdad....

 
At 7:00 p. m., Blogger vinosPOP said...

Aiquéenvidia! yo me los tuve que perder aquí en Madrid y aguantar que en Santiago los disfrustasen todos mis conocidos y hasta familiares... y todos coinciden contigo. Sólo que ninguno se los encontró cenando en.. Los Caracoles!? muy grandes

 
At 11:39 a. m., Blogger Sr Blas said...

Si señora, en Los Caracoles, muy mítico. Pero me hubiese gustado más encontrármelos cenando en El Gato Negro... o tomando una patata en el Negreira (también conocido como El Padre de Webster)

http://en.wikipedia.org/wiki/File:Webster_Cast.jpg

 

Publicar un comentario

<< Home