lunes, enero 25, 2010

El verdadero Manolo


Les contaba un día que mataría por encontrar aquella cinta en la que tenía grabadas las pimeras canciones de Manolo Kabezabolo, una grabación cutre y casera que révolucionó mi vida allá por los 90, y lo digo sin ironía de ningún tipo. Alguno de mis más felices recuerdos giran alrededor de aquella cinta, de aquellas canciones. Estar a oscuras en mi casa por no haber pagado el recibo de la luz (había otras prioridades...), a la luz de las velas, exprimiendo unas pilas para poder escuchar a Manolo junto a Rafa B. Beber una botella de whisky barato con Mimón mientras filosofábamos acerca de aquel genio del punk que tenía tanto que decir. Cantar sus canciones a todo pulmón en el Faiscas mientras John se convertía en un Reptil-Gusano. Todos aquellos momentos forman parte de la colección de mi vida más feliz.

Escuchen "Sólo una vez", una de las más sinceras canciones sobre el mundo de la droga que jamás se hayan escrito en castellano, u "Otro pirulo" y "El aborto de la gallina", más vigentes que nunca. O "Tuna Punk", verdadero himno generacional universitario y "Un papel morao" en la que Manolo comprende mejor que nadie cuales son las necesidades y las prioridades de la juventud del momento. "Sid Vicius", "Reptil-Gusano" o "Anarkía": te hacen reir, sí, pero también pensar.

Esta cinta de Manolo Kabezabolo está en mi corazón y en mi kabeza igual que el primer disco de The Velvet Underground, el "Here Are The Sonics" de The Sonics o "Swordfishtrombones" de Tom Waits: discos que cambiaron mi vida.

El otro día la encontré y sentí la imperiosa necesidad de compartirla con todos ustedes. Sé que muchos se emocionarán al escucharla de nuevo después de tantos años.



Después de esta cinta llegó la popularidad y todo se fue al carajo con la grabación de unos discos que ya no eran lo mismo y con el montaje de todo un circo alrededor del personaje.

1 Comments:

At 1:34 p. m., Blogger El Gran Mimón said...

Por no hablar de los latiguillos recurrentes que dio para la eternidad:
Garito de degenerados, Es que no veo ni el micrófono, Cómeme el miembro, la voz ya..., todo es empezar, yo es que no entiendo esas movidas, cuando revientes descansarás...

Lagrimón.

 

Publicar un comentario

<< Home