domingo, marzo 18, 2012

Art Pepper - "Una vida ejemplar"



Desde hace tiempo soy aficionado a leer libros que hablen de la música que me gusta. He disfrutado como un enano de la biografía de Billie Holiday escrita por Julia Blackburne, de la de Miles Davis (Ian Carr), del libro Monk sobre el gran Thelonious de Laurent De Wilde (del que ya escribí por aquí hace años), de la historia de Impulse! (Ashley Kahn), del libro Coltrane: historia de un sonido de Ben Ratliff o de Tom Waits: conversaciones, entrevistas y opiniones de Mac Montandon... Todos ellos me han enseñado mucho, me han entretenido y sobre todo me han abierto la mente y los oídos.

Pero si me tengo que quedar con uno de todos los que me he leído hasta ahora, sin duda me quedo con "Una vida ejemplar", la autobiografía de Art Pepper (1925-1982) transcrita de las grabaciones que fue realizando durante sus últimos años de vida Laurie Pepper la que fue su última mujer y en cierto modo la única persona que consiguió poner algo de orden en el caos que fue la vida de Pepper.



En este libro, a pesar de ser la autobiografía de uno de los mejores saxofonistas altos de la historia del jazz (para muchos el mejor junto a Charlie Parker), se habla muy poco de música.

En realidad es la historia de un adicto a todas las drogas habidas y por haber, sobre todo adicto al alcohol y a la heroína, su inseparable compañera. Así relata en el libro lo que pensó la primera vez que la probó: "Sentí una paz que era una especie de calor interno. Sentí que se iniciaba en mi estómago. Todo mi cuerpo se vio sumido en la más absoluta placidez. La mía era una tranquilidad imperturbable. Aquello era formidable. (...) Había encontrado a Dios. (...) "Esto es" dije, "esto es lo único que me vale". (...) Todo lo que puedo decir es que en ese momento percibí que había encontrado la paz interior. (...) Me daba cuenta. Me daba cuenta de que a partir de ese momento iba a ser un yonqui. Era la palabra que por entonces se utilizaba. Es la palabra que se sigue empleando. En eso me convertí entonces. Eso es lo que sigo siendo. Y así voy a morir: como un yonqui."



También es la historia de un hombre que estuvo cuatro veces en la cárcel, dos de ellas en San Quintín nada menos, siempre por problemas relacionados con su adicción a las drogas. Muchos de los mejores momentos del libro son aquellos en los que cuenta como era el día a día en el talego y como se las ingenió para sobrevivir en el peor sitio posible.

Pero sobre todo es la historia de un hombre inseguro, infantil, egocéntrico, un músico genial practicamente autodidacta que tocó con los más grandes, al que le aterrorizaba el éxito pero que sin embargo lo ansiaba, un tipo contradictorio que cuenta su vida sin morderse la lengua, sin tapujos, con una crudeza increíble.

A mi me ha parecido un libro estupendo.



Down Beat: "Un libro duro, áspero, honesto y absorvente cuyos fantasmas perseguirán siempre a quienes lo lean."

Boston Ledger: "El documento más poderoso, hipnótico y salvajemente honesto que haya leído sobre un artista."

Antonio Muñoz Molina: "Un relato excelente sobre la vida cotidiana de los músicos de jazz entre los años cuarente y ochenta, y aedmás un testimonio de la adicción a las drogas más sobrecogedor que Junkie de William Burroughs."


Art Pepper - "Today" (Galaxy, 1978)


Art Pepper - saxo alto
Stanley Cowell - piano
Cecil McBee - bajo
Roy Haynes - batería
Kenneth Nash - congas

Para acabar tres temas de uno de los mejores discos de Pepper como líder de una formación, una obra maestra, un jodido 10 absoluto.

Les dejo tres temas, tres joyas:

1- Miss Who
2- Lover, come back to me
3- These foolish things

2 Comments:

At 5:17 p. m., Blogger Unknown said...

joder, otro yonki con pelaso...

vouno comprar, a ver si por lo menos me gusta el jazz escrito.

Vaya concierto de Damien Jurado te perdiste ayer. Puta barbaridad. Empezó con 2 temas él solito, para pasar a tocarse el último disco del tirón con pedazo banda. Seguir el con un par de temas más y acabar todos juntos en un derroche enérgico que no me imaginaba en el beato Damien. Por el miedo fue simpático, le tiró los trastos con elegancia a una señorita del público y nos enamoró a todos.

 
At 6:59 p. m., Blogger Sr Blas said...

Damien es mucho Damien. Sus discos son de los que ganan con cada escucha, aunque los pongas un millón de veces.
Este libro te gustara, no es el típico libro que repasa la carrera musical de Art Pepper, para nada. De hecho si no fuese porque uno conoce bastante su carrera discográfica y el enorme músico que fue, si lee este libro alguien que no tenga ni puta idea de quien fue Art Pepper, puede quedarse con la sensación de que toco algo en unas bandas allá por los 40 para convertirse poco después en el típico fulano que aparecía de vez en cuando por tal o cual club a dar por culo con su saxo y a "pillarse un buen globo".
Es un libro cojonudo que puede disfrutar cualquier persona, aunque no le interese una mierda la música o el jazz en particular. Me lo agradecerás.

 

Publicar un comentario

<< Home