viernes, noviembre 28, 2008

El concierto


"No empieza a las 22:00, que acabo de hablar con Alejandro Topo y me dice que abren ellos a las 21:00!!"

Tensión, tenemos apenas hora y media para llegar a Santiago, cenar algo, echar un poco de gasolina en forma de espumosa y fría cerveza y llegar al concierto a tiempo de ver a Manos de Topo. Me jode la impuntualidad y Primo llegó tarde (lo sabía, lo sabía, joder lo sabía!). Así que todo son prisas, el bocata comido a toda hostia, las 3 cañas metidas al sprint...y yo quiero ir a tomar una patata. Es obligatorio ir a Santiago y comer una patata, lo era para mi padre, lo es para mi. Y lo será para mi hijo, cojones!

Somo un grupo operativo cojonudo: Mimón, Laura, Primo, Matojo, Carlitos, Martín y señora y yo. Dentro nos encontramos con Noa y sus amigos. La cosa promete. Manos de Topo empiezan puntuales. Se les nota cansados (resaca del día anterior confesarían más tarde), Miguel Ángel está con pocas ganas de hacernos reir. Pero nada importa cuando tienes un repertorio como el suyo, que habla por si solo. Son geniales y punto.

Les sigue Jugoplastika, con su sonido potente y guitarrero. No me interesan, tal vez porque la música española cantada en inglés me dice poco, no me atrae. Si tuviese 18 años a lo mejor alucinaba con ellos y hasta me compraba una camiseta, pero ahora mismo me aburren y no me dicen nada. Les acompañaba una legión de seguidores, y me alegro mucho.

Por fin suben The Wedding Present y tocan con furia y sin concesiones a la galería. Potentes, como en sus viejos tiempos, enlazan una canción tras otra sin tregua, con apenas un rápido "Thank you" por el medio. Se dedicaron a tocar sus míticas canciones, tirando de "George Best", para mi su mejor disco, y de muchos de los mejores temas de su anterior largo: "Take Fountain". En total mas de una hora y media de música. Fue un concierto memorable de verdad, un puto lujo, y la opinión fue unánime. Después se enrrollaron y se sacaron unas fotos con nosotros, todo sonrisas y amabilidad. Enormes.

Después copas, muchas, por la vieja Compostela, con Miguel Ángel y Alejandro de Manos de Topo. Muchas risas, muchas anécdotas, muchos besos (tenemos que beber menos, me lo decía mi abuelito, me lo decía mi papá...). Cantamos a grito pelado a Joe Crepúsculo y le prometimos amor eterno. Miguel Ángel lo llamó por teléfono pero no nos cogió. Lástima. Cuando nos juntamos con los topos saltan chispas. Compartimos locura y eso se nota. Nos veremos pronto y la volveremos a liar, eso seguro.

2 Comments:

At 4:30 p. m., Blogger ME PICA EL NIKI said...

Iba a marchar un sábado y me fuí el domingo...
Iba en plan tranqui y se acabó liando todas las noches...
Iba a ver a Julio de la Rosa y acabé flipando con Dr Explosión... Iba con intención de darle la chapa a Russian Red (otra vez) y acabé amaneciendo con Manos de Topo...
Iba a un festival de cine con conciertos y acabé en un festival de música con películas...Menos mal que iba a Gijón y fui a Gijón
Que ciudad, la virgen...

Turi, si Chinarro es Dios, los topos son la jodida santísma trinidad de cuatro

El año que viene, si te portas bien, te llevo al festival de Gijón

 
At 10:02 p. m., Blogger Sr Blas said...

Ya sabes que yo siempre me porto bien. Mimón también vino encantado con Xixón así que el año que viene procuraré que mi horario laboral se adecue a mi ocio.
Unha aperta.

 

Publicar un comentario

<< Home