miércoles, junio 17, 2009

Marathon Man


Aprovechando que ayer la pusieron en TCM y que mi novia no la había visto me di el gustazo de revisionar Marathon Man, dirigida en 1976 por John Schlesinger e intrepretada en sus papeles principales por Dustin Hoffman, Lawrence Olivier y Rob Scheider. Si hay una época de la historia del cine que me gusta especialmente es la década de los 70.

Una película con un guión brillante, basado en la novela de William Goldman, que él mismo adaptó para el cine. No hay un sólo momento de tregua, la película te agarra a la butaca desde el principio hasta el final, con unos momentos que han pasado a la historia como la tortura dental a la que Olivier en el papel del nazi Szell somete a Hoffman. Todo el que tiene dientes aparta instintivamente la mirada de la pantalla aunque sean unos segundos. O cuando Szell pasea incómodo y temeroso de ser reconocido por el barrio judío de Nueva York intentando tasar sus brillantes.

No sé donde leía hace días una anécdota soble el film, que hacía referencia a las diferencias que existían entre Olivier y Hoffman a la hora de encarar la interpretación de sus respectivos personajes. Una mañana Hoffman acudió al rodaje de una de las escenas claves con la cara desencajada y con un lamentable aspecto zarrapastroso. Olivier le preguntó si se encontraba bien, si le había pasado algo y prefería que el rodaje se pospusiese para otro día. Hoffman respondió que llevaba tres días sin dormir para poder tener el aspecto que su personaje requería para el momento. Le dijo: "Qué le voy a hacer? Cómo quieres que me enfrente a esta escena si no?" A lo que Olivier respondió: "Interpretando?" La vieja escuela venida del teatro contra el método.

Si no la han visto deberían planteárselo.

2 Comments:

At 11:39 p. m., Blogger lilon said...

manda carallo, ayer estaba currando, tenía el portatil y me había olvidado películas para ver por la noche. De casualidad un técnico de la ambulancia tenía Marathon Man que volví a ver y disfrutar. Voy a pedir una prueba de paternidad...

 
At 9:36 a. m., Anonymous Anónimo said...

Viendo títulos como éste siempre me pregunto por qué Hoffman u otros de su generación se han rendido para siempre como actores y no hacen mas que mierdas y películas-broma.

 

Publicar un comentario

<< Home